En esta pagina de curiosidades y Antigüedades ofreceremos todo tipo de cuadros.

Según encontremos cuadros que realmente estén bien conservados, los iremos añadiendo en la tienda.

¿Pero cuando alguien se refieren a un cuadro, que es?

El marco de cuadro pintado, o lo que es un cuadro o marco sin el lienzo o dibujo del tipo que sea.

A tener en cuenta que pensar, decir, ver o tener un cuadro pintado antiguo va desde y hasta donde la historia lo diga y escriba y lo que uno este dispuesto a invertir en arte.

Cuadros vintage

Cuadros redondos

Marcos de cuadros antiguos

Desde su creación, el marco ha respondido a la necesidad de los artistas de ofrecer un espacio definido, específico para las imágenes que crean.

El marco constituye entonces un límite entre un objeto figurativo y su realidad.

Se sitúa entre la obra divina y la del hombre, el sueño, la ficción, la imaginación, entre lo real y lo irreal.

De la antigüedad sólo quedan los marcos de los mosaicos y las redes alrededor de los murales.

En Pompeya, algunos cuadros pintados en las paredes parecen estar rodeados por una vara y se representan suspendidos con una cuerda.

A principios de nuestra era, las líneas regulares bordean las pinturas murales de las catacumbas de Roma y en el siglo IV, en algunos mausoleos, el marco pintado se volvió ornamental con motivos vegetales.

Los temas simbólicos aparecen en Constantinopla.

El borde de los iconos de esta época prefigura el marco de madera de las pinturas religiosas de la Edad Media.

Estrechamente ligada a la historia del arte, la evolución del entorno está influenciada por todas las grandes corrientes artísticas.

Las miniaturas del románico están rodeadas de marcos ricamente dibujados.

Son composiciones entrelazadas o eruditas con significados precisos.

Siempre se realizan en colores que están en armonía con la obra.

Es a partir de estas ricas ornamentaciones que más tarde inspiraron a los artesanos a crear los marcos de los cuadros.

Si a principios de la Edad Media la pintura estaba rodeada de palos rectilíneos, el gótico fue sustituyendo estas austeras molduras por marcos dorados con perfiles inspirados en la arquitectura, como los arcos, pilastras y arcos que también rodean los retablos.

En el siglo XVI, el maestro florentino Antonio Barile creó su obra maestra esculpida: el “tondo”, un marco redondo con flores policromadas.

Finalmente, como última etapa antes del período clásico, el Renacimiento perpetúa la tradición gótica.

En esa época, a veces se copiaban partes de los monumentos existentes.

Aquí te pongo un poco de historia, es tanto para los iniciados como los apasionados o artistas de la pintura.

Pero en Italia se crearon nuevos tipos de marcos, el más importante de los cuales consistía en dos molduras curvadas que rodeaban una pancarta plana decorada con motivos policromados.

Este recién llegado encontró sus orígenes en la iluminación de manuscritos románicos irlandeses.

Con el nacimiento del siglo XVII y el auge de la enmarcación, la banda central se convirtió en el modelo preferido.

Los ornamentos de rincones y ambientes fueron inventados por los españoles y, con la ayuda de un concurso artístico, se crearon marcos esculpidos italianos.

Las razones de ello son cada vez más atrevidas.

Destinado a los grandes de este mundo o a alabar la gloria divina, el marco, al igual que la pintura, debe reflejar el lujo, el gusto y el cuidado.

La producción de los marcos se confía a los mejores artesanos, escultores, doradores y ebanistas.

En aquella época, los Países Bajos preferían los perfiles invertidos decorados con guilloché (una especie de moldura de ondícula) o recubiertos con cáscara de tortuga, nogal, fresno, palo de rosa o incluso marcos de madera maciza preciosa.

Hay tantos y tan diferente estilos de cuadros como pintores sin tener en cuenta los marcos antiguos, porque bien podría ponerse un marco antiguo con un cuadro vintage.

 

Cuadro y marco
Cuadro y marco

El Museo del Prado es uno de los grandes museos del mundo.

Su colección de pintura española es muy rica, incluyendo la mayoría de los artistas del Barroco, considerado uno de los más brillantes de la pintura española.

También puede descubrir una hermosa colección de pinturas europeas.

Para los amantes de la pintura, el Museo del Prado es una visita obligada.

Su colección de obras, principalmente de las colecciones de la Realeza y de la Iglesia española, se basa en gran medida en la pintura española, con pinturas de Goya, Velázquez, Murillo y El Greco.

Pero el museo también cuenta con una excelente colección de pinturas flamencas, francesas, italianas y alemanas de los siglos XIV a principios del XIX.

0

Tu carrito